Definición y tipología de las rentas vitalicias

Los seguros de rentas vitalicias son un producto que poco a poco va haciéndose un hueco e imponiéndose en el mercado con el objetivo de complementar de forma adecuada las pensiones de jubilación destinadas por el Estado, que muchas veces los individuos no consideran insuficientes para mantener su nivel de vida una vez que se produce el cese de su actividad económica.

Aunque ésta es su finalidad principal, un seguro de este tipo de rentas tiene también el objetivo de planificar el ahorro del que dispone el cliente (que, para que la renta sea algo significativa, tiene que darse sobre una cuantía destacada), así como dosificarlo, en el formato de rentas, a partir de una determinada fecha.

rentas vitalicias consorcio

Mecanismo de las rentas vitalicias

Este seguro es una modalidad dentro de los diversos seguros de vida-ahorro que nos ofrece el mercado basado en que una entidad aseguradora (normalmente, un banco o caja, o en el caso de las rentas vitalicias consorcio Nacional de Seguros, de un consorcio) recibe una prima única de un cliente (es decir, se le paga de una sola vez una determinada suma de dinero y le garantiza al cliente una renta que se pagará de forma periódica (hay modelos mensuales, trimestrales o anuales) hasta que éste fallezca.

La renta que pagará la aseguradora incluye además el pago de un interés que actualmente supera el 3% anual en el mercado, y que, por tanto, resulta atractivo para los ahorradores.

Adicionalmente a la renta mensual, trimestral o anual que percibamos (la mensual es la modalidad más frecuentes, pero las otras dos presentan también sus ventajas) cuando contratemos el producto podemos solitiar adicionalmente una cobertura por fallecimiento, con lo que suscribiremos, de forma adicional, un seguro de vida.

Si contratamos la cobertura, que en muchas entidades es el formato más habitual, en el momento en el que el asegurado fallezca aquellas personas designadas como sus beneficiarios y herederos van a recibir una prima única, a la que se restará o sumará un pequeño porcentaje, del uno o dos por ciento, de acuerdo a las condiciones del acuerdo.

Tipos de esta clase de rentas

Actualmente existen dos grandes modelos de seguros de este tipo:

Las rentas inmediatas: Nuestro beneficiario va a empezar a cobrar, de acuerdo con lo que figure en el contrato, con un carácter inmediato con respecto a la contratación del seguro. Éste es el modelo más tradicional. En esta situación, por ejemplo, el titular suscribiría el seguro hoy y comenzaría a cobrar su prima mensual para el mes que viene.

Rentas inmediatas: el beneficiario empieza a cobrar de manera inmediata en cuanto contrata el seguro (normalmente se realiza el primer pago en el siguiente mes). Este el seguro de renta vitalicia más tradicional. Pongamos un caso de ejemplo: un titular que firme hoy el seguro comenzaría a cobrar una renta mensual el siguiente mes.

Rentas diferidas: Nuestro beneficiario de ejemplo empezaría a cobrar su prima, de acuerdo con lo definido en el contrato, a partir de una fecha futura que ha sido explícitamente señalada. Por ejemplo, nuestro cliente puede tener 50 años y pensar en jubilarse con 65. Así, podría suscribir su producto en el día de hoy y marcar que quiere empezar a cobrarlo dentro de quince años para complementar su pensión.

De todas formas, la duración de este seguro va a ir desde la fecha en que empiece a hacer efecto el seguro hasta que el asegurado fallezca. El interés que cobre va a variar, seguramente, según las tarifas de intereses a largo plazo, pero se mantendrá intacto para cada contrato (cada cliente lo tendrá siempre igual).

Te recomiendo ver este enlace sobre las rentas vitalicias

¿En qué circunstancias nos interesa contratar una cuenta de ahorro para la vivienda?

Pongámonos en situación: tenemos como idea comprar o rehabilitar una vivienda. Actualmente estamos viviendo de alquiler, o con nuestros padres en un piso familiar, y deseamos adquirir una vivienda propia en propiedad en la que residir y que podamos llamar nuestra. Aunque tenemos trabajo, tenemos el problema de que el precio de los inmuebles es elevado (no en vano se trata de una de las mayores inversiones que una persona hace a lo largo de su vida, y para muchos es la superior) y necesitaremos varios años de ahorro tan sólo para poder afrontar un crédito hipotecario, o la misma entrada.

Antes que desanimarnos y tirar la toalla, conviene conocer los productos financieros que ofrece el mercado y particularmente fijar los ojos en uno: la cuenta de ahorro para la vivienda.

Este tipo de cuentas constituye una de las herramientas de mayor uso para empezar a deducir de nuestros impuestos por vivienda habitual. Mediante la apertura de una cuenta de ahorro vivienda nos fijamos un plazo para comprar el inmueble, pero nos dará una larga lista de ventajas fiscales muy a tener en cuenta. Pasamos a contemplarlas en detalle.

Abrir Cuenta de Ahorro para la Vivienda Aquí

¿En qué momentos de la vida me interesa abrir una cuenta?

Este producto no es para todos. No puede aplicarse a aquellos que quieran comprar casas para segundas residencias, para dedicarlas al alquiler, y una larga serie de posibilidades, sino para aquellos que quieran adquirir una vivienda primaria para vivir o que tengan que rehabilitarla. Buenos momentos para abrir la cuenta son los siguientes:
Hemos recibido, o esperamos recibir muy pronto, una casa vieja en herencia. Si sabemos que vamos a necesitar una rehabilitación para hacerla habitable, esta cuenta nos puede ayudar.

Si somos jóvenes con un trabajo fijo que vivimos en casa de nuestros padres y queremos independizarnos, la cuenta es un buen paso previo para ir haciéndonos con el capital suficiente como para afrontar la aventura.
En el caso de parejas jóvenes que se conocen desde hace un tiempo y quieren ir a vivir juntos, cuando los ahorros no les permiten la convivencia conjunta en una vivienda propia, una forma de ir cimentando un proyecto de futuro es abrir una cuenta conjunta de este tipo.

Una familia en alquiler desea asentarse en un barrio que conocen, con trabajos que no les implicarán movilidad geográfica en un futuro: desean ahorrar para poder adquirir una vivienda en propiedad.

En este tipo de casos, que constituyen una gran parte de los clientes de este tipo de cuenta, tenemos en suma situaciones de personas que tienen el propósito de ahorrar durante varios años para comprar o rehabilitar una vivienda. Es decir, no van a hacerlo inmediatamente ni tienen la solvencia económica para afrontarlo por sí solos, de momento.

¿Qué ventajas obtendré con este tipo de productos?

Algunos pensarán, llegado a este punto, ¿Por qué no invierto mi dinero en otra cuenta de ahorros que dé rentabilidad, o en una inversión productiva, para de esta manera asegurarme tener más dinero con el que pagar la compra?
Pues bien, la cuenta tiene varias ventajas. Como nuestro capital está guardado en esta cuenta destinada a la compra de vivienda, irá acumulándose y se detraerá del dinero necesario para financiarla, es decir, pedir prestado. Así bajará el monto total, y, muy importante, los intereses del préstamo. Y eso quiere decir menos cuotas y más bajas.
Además se encuentran las ventajas fiscales. Los que se acojan a este tipo de cuentas disfrutarán de desgravaciones fiscales de las que no gozarían si invirtiesen su dinero en otro tipo de productos. En conjunto, se trata de una opción muy atractiva.

Si te interesa seguir informándote sobre este tema te recomiendo este artículo

Obtener un crédito una forma adecuada para cubrir algún problema financiero

Cuantas veces te haz visto en algún apuro económico; o te haz encontrado con una buena oportunidad y requieres de cierto apoyo monetario y no cuentas con ello; o simplemente tienes la necesidad de pasártela bien y salir de vacaciones, celebrar un gran evento y compra un producto que tanto deseas y, nuevamente, no cuentas con el dinero en efectivo para realizarlo. Pero para todas las situaciones anteriores siempre puede haber algún tipo de solución, como la tramitación de un crédito.

Hoy en día miles de personas, a nivel mundial, optan por adquirir diversos creditos financieros que pueden ayudar a resolver distintos problemas; además de proporcionar la posibilidad de hacerse de un patrimonio familiar; pero, también, es evidente que obtener una forma de financiamiento de éste tipo implica adquirir ciertas responsabilidades y obligaciones que están sujetas a los intereses de la instituciones que brindan el beneficio económico.

Por eso siempre es importante saber, a ciencia cierta, el tipo de crédito que se necesita; ya que no es lo mismo recibir un préstamo de dinero, que solicitar una tarjeta de crédito o requerir de algún sistema de crédito para vivienda. Ya que cada forma de endeudamiento cuenta con sus particularidades y los periodos de finalizar el financiamiento son distintos. Y, de acuerdo al crédito que requieras puedes considerar la institución financiera que más te convenga.

Click en Préstamos de Dinero Ahora

Crédito: adquiere el que más se ajuste a tus necesidades

Ahora bien, entre las diversas instituciones financieras que te pueden proporcionar un crédito en Chile; son muy pocas las que atienden, principalmente, las necesidades de desarrollo y crecimiento familiar y personal. Por esta razón siempre es importante el elegir a una compañía que se muestre confiable, segura y que te ofrezca la certeza de que sólo te cobrara las comisiones y pagos adecuados al interés del cliente. Instituciones financieras como Coopeuch, que no es un banco o servicio de financiación común; sino, una de las cooperativas más confiables para la comunidad chilena.

Durante años (desde 1967) Coopeuch se ha consolidado como una de las principales forma de consolidad el desarrollo y crecimiento económicos de las familiar en Chile. Y en la actualidad, Coopeuch, cuenta con la suficiente solidez financiera para proporcionar diversos productos de crédito.

Coopeuch, una gran alternativa para diversos prestamos de dinero

Entre los diversos productos de crédito que se pueden obtener en Coopeuch, se encuentran: El crédito de consumo, el crédito automotriz, el crédito tercera edad, el crédito universitario y educacional, el crédito de saludo o el crédito para la vivienda. Todos los productos cuentan con los mejores beneficios para los clientes que desear hacerse de un beneficio económico o incrementar el patrimonio familiar.

Finalmente, para obtener algún crédito que ofrezca Coopeuch, sólo hay que cubrir los requisitos necesarios, para que todo aquel que lo desee pueda obtener una forma de financiamiento adecuada a sus necesidades. Incluso hay la posibilidad de poder solicitar créditos con dicom; lo que demuestra que, en Coopeuch, están más preocupados por mejorar la situación económica de las familias en Chile. Para poder obtener una consulta y asesoría adecuada de los productos de crédito Coopeuch hay que acercarse a la página de Internet de la cooperativa; o bien asistir a cualquiera de las sucursales cercanas para que un asesor financiero te oriente acerca del producto que más te conviene.

Para más información sobre los créditos pulsa Aquí

La Mejor Forma de Inversión de Todos Los Tiempos

A menudo, mucha gente busca esa fórmula mágica que le indique como invertir el dinero para que este crezca sin necesidad de tomar riesgos. Lamento decirte que no existe una inversión que sea 100% segura, pero sí hay una que se le acerca mucho, y que es considerada por muchos la mejor forma de inversión de todos los tiempos, no solo por un bajo riesgo, sino porque siempre se gana. Continúa leyendo para saber por qué.

Como puedo invertir mi dinero y minimizar los riesgos

Cuando se piensa en invertir, generalmente se hace analizando los riesgos y calculando la rentabilidad en el tiempo. Para el inversor no solo es importante el beneficio que obtendrá por su capital, sino que la factibilidad del negocio o servicio donde ese capital sea puesto tenga un riesgo mínimo o por lo menos que el riesgo sea directamente proporcional con las ganancias esperadas. Así mismo, todo buen inversor debe tener claro tanto la entrada en el negocio o servicio como la salida del mismo. Entonces los factores a tomar en cuenta antes de hacer una inversión son:

• Factores de riesgo. Deja que los números te hablen. No te dejes llevar por la emoción de un negocio en particular. Realiza tus cálculos, escribe un anteproyecto, plantea tus metas en tiempos definidos, y nunca arriesgues todo tu capital en una sola inversión.

• Adquiere experiencia. No te lances a lo grande si tienes poca o ninguna experiencia con las inversiones. Cada inversión tiende a enseñarte una nueva habilidad en diferentes campos, ya sea contabilidad, leyes, o hacer nuevas relaciones y contactos para formar tu red de negocios.

• Rodéate de quienes ya están teniendo éxito. El estar en comunicación y cercanía de otros inversores es clave para el aprendizaje, sobre todo, si tu carrera nada ha tendido que ver con temas financieros o de inversión.

En que puedo invertir mi dinero y ganar siempre

Haz Click Para Saber en Que Puedes Invertir Tu Dinero Aquí

Mantén como objetivos claros el llegar a las mejores inversiones. No tiene nada de vergonzoso empezar a realizar inversiones con un capital pequeño. De hecho, esta es la mejor manera de comenzar para quienes no tienen experiencia en las inversiones, hasta que se adquieren las habilidades necesarias para saber cómo obtener dinero pasivo con tus inversiones. Existen negocios de inversión que son muy lucrativos como por ejemplo la venta de vehículos, pero hay otros que los son mucho más, tales como el negocio de bienes raíces y la inversión en metales preciosos.

Mientras que los bienes raíces representan un alto potencial en cuanto a rentabilidad y seguridad de la inversión, esta realidad en sí podría variar mucho de país en país. Sin embargo, a diferencia de las bienes raíces, históricamente la inversión en metales preciosos como el oro o plata ha demostrado ser 99.9% segura. La inversión en estos metales genera ganancias siempre; sin verse afectada por desastres naturales, o guerras, y esto incluso pudiera elevar su rentabilidad, lo cual no sucede con las propiedades en el mercado de bienes raíces.

Aunque es siempre aconsejable aprender lo básico de cada inversión que realizamos, existen otras ventajas relacionadas con la inversión en metal que no tiene el mercado de bienes raíces. No se necesitan amplios conocimientos legales sobre contratos, supervisión continua, o inversiones de mantenimiento, para entrar al mercado de los metales.

¿Dónde comenzar?

Como hemos visto, hoy en día no existen inversiones 100% seguras, pero sin duda alguna, la que más se le acerca es la inversión en metales preciosos como el oro o la plata. Lo mejor de todo es que no necesitas grandes sumas de dinero para comenzar.

Para Más información Pulsa Este Enlace