Definición y tipología de las rentas vitalicias

Los seguros de rentas vitalicias son un producto que poco a poco va haciéndose un hueco e imponiéndose en el mercado con el objetivo de complementar de forma adecuada las pensiones de jubilación destinadas por el Estado, que muchas veces los individuos no consideran insuficientes para mantener su nivel de vida una vez que se produce el cese de su actividad económica.

Aunque ésta es su finalidad principal, un seguro de este tipo de rentas tiene también el objetivo de planificar el ahorro del que dispone el cliente (que, para que la renta sea algo significativa, tiene que darse sobre una cuantía destacada), así como dosificarlo, en el formato de rentas, a partir de una determinada fecha.

rentas vitalicias consorcio

Mecanismo de las rentas vitalicias

Este seguro es una modalidad dentro de los diversos seguros de vida-ahorro que nos ofrece el mercado basado en que una entidad aseguradora (normalmente, un banco o caja, o en el caso de las rentas vitalicias consorcio Nacional de Seguros, de un consorcio) recibe una prima única de un cliente (es decir, se le paga de una sola vez una determinada suma de dinero y le garantiza al cliente una renta que se pagará de forma periódica (hay modelos mensuales, trimestrales o anuales) hasta que éste fallezca.

La renta que pagará la aseguradora incluye además el pago de un interés que actualmente supera el 3% anual en el mercado, y que, por tanto, resulta atractivo para los ahorradores.

Adicionalmente a la renta mensual, trimestral o anual que percibamos (la mensual es la modalidad más frecuentes, pero las otras dos presentan también sus ventajas) cuando contratemos el producto podemos solitiar adicionalmente una cobertura por fallecimiento, con lo que suscribiremos, de forma adicional, un seguro de vida.

Si contratamos la cobertura, que en muchas entidades es el formato más habitual, en el momento en el que el asegurado fallezca aquellas personas designadas como sus beneficiarios y herederos van a recibir una prima única, a la que se restará o sumará un pequeño porcentaje, del uno o dos por ciento, de acuerdo a las condiciones del acuerdo.

Tipos de esta clase de rentas

Actualmente existen dos grandes modelos de seguros de este tipo:

Las rentas inmediatas: Nuestro beneficiario va a empezar a cobrar, de acuerdo con lo que figure en el contrato, con un carácter inmediato con respecto a la contratación del seguro. Éste es el modelo más tradicional. En esta situación, por ejemplo, el titular suscribiría el seguro hoy y comenzaría a cobrar su prima mensual para el mes que viene.

Rentas inmediatas: el beneficiario empieza a cobrar de manera inmediata en cuanto contrata el seguro (normalmente se realiza el primer pago en el siguiente mes). Este el seguro de renta vitalicia más tradicional. Pongamos un caso de ejemplo: un titular que firme hoy el seguro comenzaría a cobrar una renta mensual el siguiente mes.

Rentas diferidas: Nuestro beneficiario de ejemplo empezaría a cobrar su prima, de acuerdo con lo definido en el contrato, a partir de una fecha futura que ha sido explícitamente señalada. Por ejemplo, nuestro cliente puede tener 50 años y pensar en jubilarse con 65. Así, podría suscribir su producto en el día de hoy y marcar que quiere empezar a cobrarlo dentro de quince años para complementar su pensión.

De todas formas, la duración de este seguro va a ir desde la fecha en que empiece a hacer efecto el seguro hasta que el asegurado fallezca. El interés que cobre va a variar, seguramente, según las tarifas de intereses a largo plazo, pero se mantendrá intacto para cada contrato (cada cliente lo tendrá siempre igual).

Te recomiendo ver este enlace sobre las rentas vitalicias

Anuncios