Tasas de interés en créditos: cómo afectan el bolsillo

creditos_consumo_rapidoCuando personas comunes y corrientes escuchamos que el Banco Central ha bajado las tasas de interés, probablemente no logramos dimensionar cuál es el efecto que dicha determinación tiene en nuestra economía, ya sea porque muchas veces nos encontramos alejados de esta materia o porque la encontramos compleja de entender, pero no medimos lo relevante que es enterarse de los efectos directos que esto conlleva.

De hecho, la respuesta a esa interrogante no es otra que “una directa relación”. Cuando la máxima entidad bancaria baja sus tasas de interés, ésto repercute de manera inmediata en las tasas que manejan el resto de los bancos, tanto la banca privada como la estatal.

De esta manera lo que se potencia además es la capacidad de inversión y de inyección de capital de trabajo a los empresarios, pequeños y medianos principalmente.

Antes de comenzar, lo primero que debemos saber es qué es una tasa de interés, pues bien no es otra cosa que una suma de dinero que corresponde a un porcentaje de alguna operación. Por ejemplo, si hablamos de un depósito, la tasa de interés sería el pago que recibe la empresa por que usted ponga determinada cantidad a disposición del otro.

En el caso de nuestro país, se ha estipulado una tasa de interés máxima que es fijado por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras. Ahora, las tasas de interés pueden ser revisadas sin problemas ya que éstas deben estar publicadas en las diversas oficinas de las instituciones financieras.

Respecto a  los créditos de consumo y a los créditos de consumo rápido, estos consisten en cantidades de dinero pedidas a plazos cortos, de uno a tres años por ejemplo, pero cuyas tasas de interés son muy elevadas. Por esta razón, al bajarlas lo que hace la banca es incentivar y crear la necesidad de adquirir este producto.

Potenciar el consumo es algo que genera una cadena de consecuencias. Si aumenta el consumo, aumentan las ventas, la producción y de paso se requiere de un incremento en la mano de obra para satisfacer la demanda, por lo tanto el aumento del consumo también repercute en la generación de empleos.

Y todo este incremento del consumo inicia con una tasa de interés más baja. Por lo tanto, cada vez que el Banco Central anuncia un baja en las tasas de interés, hay que pensar que esto además de despertar la necesidad y capacidad de consumo de las personas, potencia la economía de las empresas aumentando su nivel de endeudamiento y genera más puestos de trabajo, debido a la necesidad de aumentar la producción.

Anuncios