Importancia de educar a los niños en el ahorro

cuenta_ahorro_ninosPara los padres la educación de sus hijos es algo fundamental, y en ese aspecto los valores y la enseñanzas que los dejan para que sean mejores personas son para toda la vida. Aconsejarlos para llevar una cuenta de ahorro niños con responsabilidad es una de esas metas más importantes y permite crear valores.

Los educadores y pedagogos coinciden en que valores como el de ahorro permiten apoyar la educación de los pequeños y los hace personas más responsables y ordenados con sus deberes.

En época de fin de año, donde los gastos están a la orden del día es bueno predicar con el ejemplo ante los más pequeños de la casa. Hacer una lista con los objetos que se desean comprar y asignar un presupuesto límite para ello es un buen inicio.

Los niños tienden a seguir el ejemplo de las personas mayores que se encuentran más cerca de ellos, son sus padres los referentes principales por eso son quienes deben predicar con el ejemplo. Si abre a su hijo una cuenta de ahorro niños debe enseñarle cómo hacer que sus ahorros valgan la pena y las muchas metas que puede alcanzar si hace del ahorro un hábito en su vida.

Una manera diferente de inculcar el ahorro, además del ejemplo en casa, es lo didáctico. Este funciona muy bien si el pequeño gusta de las historias y cuentos, usted puede crear historias que implican un mensaje positivo respecto al ahorro, encantarlos con ellas y realizar preguntas al final sobre cuál es la moraleja que deja esa historia.

Para esto hay que usar un lenguaje y a personajes que resulten cotidianos o familiares para el menor, objetos, animales y personas con las que él comparte día a día y que les será fácil reconocer.

Por otra parte, cuando se cuente con grandes cantidades de dinero frente al menor, es importante enseñarle que ese dinero es producto de su trabajo y esfuerzo, que no es gratis y que cada peso cuesta trabajo. A medida que los pequeños crecen también es importante familiarizarlos con conceptos asociados a la economía cómo los gastos e ingresos, pagos, deudas, etc.

Anuncios

¿Cuál es la mejor opción de sociedad para mi negocio?

Sociedad-Anónima-e1351254788233

Decidir emprender supone una serie de factores que pueden conducirnos al éxito o al fracaso. Por lo mismo es que hay que ser cuidadoso con este aspecto, ya que son muchos recursos los que están en juego en dicho momento, como por ejemplo el tiempo y el dinero. Es por esto mismo es que crear una sociedad es una buena opción, puesto que esta personalidad jurídica tendrá un nombre propio, rut y su propio patrimonio, que servirá para resguardar el dinero personal del socio.

Sin embargo, es bueno considerar diversos asesoramientos en este tema, ya que no es sencillo de entender y existen diferentes tipos de sociedad que pueden servir a diversos tipos de empresas. Sin embargo, son tres las que más se ocupan en la actualidad y las pasamos revisar a continuación:

  1. Sociedad de Responsabilidad Limitada: Lo bueno de este tipo de sociedad es que una vez que se encuentra formada, el o los socios responden por el monto del capital que aportaron, es decir, si alguien aportó un millón de pesos, el socio responde sólo responde por esa cantidad. Para formar esta sociedad, se necesitan de dos a 5 personas. Es bastante buena para negocios que poseen pocos socios, ya que así todos administran y toman las decisiones de manera unánime, aunque también está la opción, de que nombren a una persona que lleve las riendas del negocio.
  2. Empresa Individual de Responsabilidad Limitada: Esta permite que uno comience por sí mismo un negocio si socios de por medio. También crea una persona jurídica distinta, para que no ande arriesgando el patrimonio personal, ya que también sólo responde por el capital que él mismo dio.
  3. Sociedad Anónima: Es un tipo de sociedad para personas con más recursos. Está formada por accionistas que reúnen un capital en común. El accionista también responde sólo por la cantidad de dinero que aportó. Son administradas por un directorio de al menos tres miembros, los que deberán elegir un presidente y un gerente. Las decisiones se toman por mayoría, a través de la votación de los socios. Existen dos tipos, las Sociedad Anónimas Abiertas que se transan en la bolsa  y se ofertan públicamente sus acciones y están las de carácter cerrado, que no están reguladas por la Superintendencia de Valores y Seguros.