¿Está pagando un seguro que no le sirve?

seguros_tarjetasLas transacciones comerciales en la banca están a la orden del día, y si usted es un adepto de los créditos y productos financieros en general, o incluso si cuenta con tarjetas de casas comerciales, debe estar bien informado respecto de los productos anexos que pueden ir asociados a sus cuentas.

Los seguros de tarjetas de crédito son muchos, a ella se pueden asociar desde seguros de vida hasta los de cesantía. Pero así como esto puede representar una facilidad para el cliente ya que el pago se realiza mediante la misma cuenta o tarjeta, lo cierto es que muchas veces el cliente o no se da cuenta que está pagando un seguro, o por falta de información, terminan aceptando seguros que no les son de utilidad.

En el caso de los seguros el silencio del cliente no conlleva la aceptación. Para estos casos se requiere la autorización expresa del interesado y su firma en los documentos correspondientes a dicho seguro. Por ejemplo cuando abre una tarjeta en casa comercial, y le ofrecen algún seguro con prima especial, al firmar el contrato de la cuenta usted debería firmar aparte el documento correspondiente al seguro. Bajo ninguna circunstancia éste estará incluido en la documentación de la tarjeta.

En el caso del seguro de desgravamen, este es el único considerado “obligatorio” ya que consiste en la cobertura de la deuda en caso de deceso del titular de la cuenta. Por esta razón este es un seguro útil y que entrega seguridad al interesado.

Pero hay otras opciones comunes que no corresponde aplicar a ciertas personas, por ejemplo un seguro de cesantía a un jubilado. La persona estaría pagando un seguro que nunca podrá cobrar ya que no trabajo con un contrato y para cobrar este seguro se quiere de un finiquito que ponga término a un contrato de trabajo formal. Si usted trabaja de manera independiente tampoco le es útil este tipo de seguros.

Anuncios

Conoce los beneficios de invertir a largo plazo

inversiones_largo_plazoEl miedo es de los principales inconvenientes a la hora de iniciarse en el rubro de las inversiones. El temor a perder en un segundo lo que le ha costado años de esfuerzo, pero lo cierto es que el dinero bajo el colchón tampoco es la manera más efectiva de generar rentabilidad, para ello están alternativas de inversión a largo plazo que le permiten aumentar generar ganancias con el dinero inactivo de su cuenta.

La idea de las inversiones a largo plazo es generar rentabilidad y para ello debes disponer de tu dinero por un periodo extenso de tiempo, pueden ser meses e incluso años. En primer lugar es necesario que estés seguro de no requerir la cantidad invertida dentro del tiempo en que estará consignado el dinero.

Y es que en este tipo de inversiones, si no respetas los plazos tus ganancias disminuirán considerablemente.

Uno de los principales beneficios de las inversiones a largo plazo es que tienen mayor probabilidad de generar ganancias que las de mediano y corto plazo. Además las ganancias serán mayores.

En cuestión de tiempo, la inversión a largo plazo, se estima que requiere de un periodo mínimo de 5 años para ver resultados claros del movimiento realizado. Eso sí, no en todos los casos significa que sólo después de esos cinco años podrá ver resultados.

Existen alternativas de inversión, en acciones, cuotas de participación, y otros, que entregan las ganancias proporcionales por año, es decir al término de cada período tributario se hace la repartición de utilidades, con la condición de mantener la inversión inicial más un reajuste de valor del dinero.

En materia de inversiones, si hablamos de meter capital a algún negocio, considere sólo los rubros que maneja. Por muy rentable que parezca una alternativa desconocida, si no domina el rubro será muy difícil saber qué hechos generan variaciones en el mercado y, por ende, reconocer cuál es el mejor momento para invertir o para retirar la inversión.

Seguros de vida: un resguardo a cualquier edad

seguros_pensionadosLa paternidad es sin duda un cambio drástico en la vida de cualquier persona, es en ese momento que se empiezan a cuestionar muchas cosas y, porqué no decirlo, es el momento indicado para pensar en un seguro de vida.

Aunque también es importante destacar que no siempre la decisión se toma en plena juventud. Son muchos los casos en que siendo pensionados se empieza a pensar en este tipo de resguardos, pero para efectos de un seguro de vida la edad no resulta tan importante.

De todas maneras los pensionados seguramente deberán enfrentar una dificultad diferente; el alto valor de las pólizas. Esto se debe a que, por lógica, pagarán por menos tiempo.

Independiente de que se trate de un seguro para pensionados o para un trabajador en plena vida laboral, hay que tener ciertas consideraciones a la hora de escoger ese seguro de vida.

En términos de cantidad se debe considerar una indemnización que les permita a los beneficiarios solventar gastos específicos, generalmente hay que considerar unos seis meses de pago de colegiaturas, arriendos, deudas y gastos de ropa y comida.

Otro aspecto a considerar es que la prima sea asequible, una cantidad que puedas pagar mensualmente y de esta manera no te arriesgues a no pagar las cuotas y, en caso de una desgracia, perder la indemnización.

La contratación de un seguro de vida es una decisión importante, si lo hace al convertirse en padre o madre, debe considerar también el dejar un albacea. Es lógico que el beneficiario directo será su hijo, sin embargo lo inesperado puede suceder antes que el menor cumpla la mayoría de edad por lo cual necesitará de alguien, de su entera confianza, que administre esos fondos en beneficio de su hijo.

De todas maneras, las aseguradoras siempre piden más de un beneficiario al contratar este tipo de seguros. La elección de esas personas es tan importante como el tipo de seguro que contrate.