Seguros de vida: un resguardo a cualquier edad

seguros_pensionadosLa paternidad es sin duda un cambio drástico en la vida de cualquier persona, es en ese momento que se empiezan a cuestionar muchas cosas y, porqué no decirlo, es el momento indicado para pensar en un seguro de vida.

Aunque también es importante destacar que no siempre la decisión se toma en plena juventud. Son muchos los casos en que siendo pensionados se empieza a pensar en este tipo de resguardos, pero para efectos de un seguro de vida la edad no resulta tan importante.

De todas maneras los pensionados seguramente deberán enfrentar una dificultad diferente; el alto valor de las pólizas. Esto se debe a que, por lógica, pagarán por menos tiempo.

Independiente de que se trate de un seguro para pensionados o para un trabajador en plena vida laboral, hay que tener ciertas consideraciones a la hora de escoger ese seguro de vida.

En términos de cantidad se debe considerar una indemnización que les permita a los beneficiarios solventar gastos específicos, generalmente hay que considerar unos seis meses de pago de colegiaturas, arriendos, deudas y gastos de ropa y comida.

Otro aspecto a considerar es que la prima sea asequible, una cantidad que puedas pagar mensualmente y de esta manera no te arriesgues a no pagar las cuotas y, en caso de una desgracia, perder la indemnización.

La contratación de un seguro de vida es una decisión importante, si lo hace al convertirse en padre o madre, debe considerar también el dejar un albacea. Es lógico que el beneficiario directo será su hijo, sin embargo lo inesperado puede suceder antes que el menor cumpla la mayoría de edad por lo cual necesitará de alguien, de su entera confianza, que administre esos fondos en beneficio de su hijo.

De todas maneras, las aseguradoras siempre piden más de un beneficiario al contratar este tipo de seguros. La elección de esas personas es tan importante como el tipo de seguro que contrate.

Anuncios

¿Porqué es necesario contratar un seguro de vida?

seguros_para_pensionadosEn cada familia hay una persona que suele ser el encargado de proveer el sustento para que su núcleo satisfaga sus necesidades, desde las más básicas hasta las más complejas. Para que esto no sea un problema cuando el proveedor de los recursos ya no esté, existen garantías o respaldos que pueden dejar protegida a la familia: los seguros de vida.

En diversas entidades financieras, casas comerciales y otros ofrecen la posibilidad de contratar, junto a otros servicios, este tipo de seguros. Sin embargo hay que tener mucho cuidado con las cláusulas que se disponen en estos contratos, muchos de ellos estipulan una fecha de caducidad de la garantía, es decir que esta sólo cubre por el periodos en que se está pagando ese producto o servicio con el cual se contrató el seguro. Con este tipo de cláusulas, el asegurado prácticamente está tirando a la basura el dinero.

Para las personas mayores, existen mucha oferta de seguros para pensionados, los cuales es mejor contratarlos con una entidad financiera seria, que le entregue todas las condiciones y cláusulas de forma clara. De esta forma se evita que en lugar de una ayuda para su familia, tras su deceso, esto se convierta en un dolor de cabeza.

Ahora, si usted no está del todo convencido de la efectividad de un seguro de vida, contratado en condiciones claras y serias. A continuación le proporcionamos algunas de las razones que deberían motivar esta decisión.

  • Cubrir la educación de sus hijos.
  • Saldar deudas adquiridas previo al deceso y que no cuentan con seguro de desgravamen.
  • Proveer ingresos a sus descendientes.

Estas son las razones más comunes por las cuales se contratan los seguros de vida, pero pueden variar de una persona  a otra. Los seguros para pensionados son una buena opción pero es mejor si esa decisión la toma antes y desde joven cuenta con una protección de este tipo.

Después de todo cada asegurado es libre de dejar como beneficiario a quien desee, y de no estipularlo con datos precisos, el dinero para a su descendencia directa.

La aparición de los seguros de vida hasta nuestros días

Los seguros de vida según nuestros antepasados

Desde que el hombre racional existe, siempre ha intentado proteger a su familia ante cualquier peligro o amenaza. Incluso en la antigüedad, la gente vivía en comuna para intentar ayudarse solidariamente, y en caso de muerte del cónyuge varón, la mujer e hijos eran adoptados por otros miembros. Este tipo de pensamiento sería la base que fundamentaría en el futuro el seguro de vida.

En la época romana, los soldados se beneficiaban de una especie de seguro que obtenían tras sus victorias, si bien este tipo de paga extra era retenida por el gobierno, y solo podía ser reclamada una vez dejaran el ejército o al morir en el fragor de la batalla, de forma que sus familias pudieran sobrevivir durante algún tiempo. Así mismo, en Roma existían diversas asociaciones en las que se pagaba una cuota para poder costear los gastos originados por los entierros de sus socios.

Pero los primeros seguros de vida propiamente dichos, aparecen durante las largas travesías que se llevaban a cabo en los viajes en barco a través de los océanos. Y es que en la Edad Media sucedía a menudo que los piratas capturaban a los capitanes de las embarcaciones y a su tripulación, pidiendo un rescate para que sus vidas fueran perdonadas. Sin embargo, cuando no se disponía de un dinero rápido, eran arrojados al mar.

Es por eso por lo que se inició un seguro de rescate, si bien con el tiempo surgió otro tipo diferente de póliza para proteger a los capitanes en caso de muerte generada por otras causas.

En cualquier caso, el primer seguro de vida realizada a un particular fue la ejecutada a nombre del señor Gibbons en 1583. Pese a que la póliza rezaba una oración en la que se pedía por su larga vida, este londinense murió el mismo año en el que firmó el contrato.

En el momento de su fallecimiento había pagado una prima total de unas 30 libras, recibiendo sus herederos un capital de 400.

Se comprende que, en aquellos momentos, fuera un tanto difícil llevar a cabo un cálculo acertado del costo del seguro, así como las condiciones más convenientes. De hecho, estos sería sus puntos flacos durante bastante tiempo.

Y tanto era así que, a principios del siglo XVIII, en Inglaterra fue fundada una sociedad llamada Society for a Perpetual Assurance Office, en la que todos sus miembros pagaban la misma prima. Este tipo de seguro no era demasiado provechoso, pues apenas se podían prevenir los beneficios finales, y porque todos los miembros pagaban la misma suma a pesar de que los riesgos de muerte eran superiores en los de mayor edad.

Fue a finales del mismo siglo cuando ya se empezaron a utilizar estudios acerca de la mortalidad, que permitieron a las aseguradoras de vida inglesas saber con rigurosidad los riesgos de la población dependiendo de cada grupo de edad.

seguros vida

Características de los seguros vida

Un contrato de estas características comprende una serie de riesgos que pueden afectar gravemente a la salud, integridad o existencia del propio asegurado, obteniendo los familiares una indemnización en caso de fallecimiento o una garantía de pago en casos concretos.

Estos seguros los puede realizar cualquier persona a nivel individual, si bien también se puede llevar a cabo de forma colectiva, en cuyo caso se adjuntarán todas aquellas personas que puedan estar afectados por el mismo tipo de riesgo.

En relación a los beneficiarios, todos ellos pueden ser cambiados en varias ocasiones a manos del tomador del seguro, incluso una vez formalizada la póliza.

A colación, hay que hacer un breve inciso, y es que se ha podido comprobar el caso de muertes que han dado lugar a pólizas que no han sido reclamadas por ninguna de las partes por total desconocimiento. Esto hace pensar que la comunicación del tomador a los benefactores es de vital trascendencia.

Por otro lado, el suicidio es de los casos más polémicos que se pueden encontrar, y a este respecto, esta clase de pólizas suelen cubrir este tipo de fallecimientos salvo que se pacte lo contrario.

Leer Más Acá