Un buen Director Comercial no funciona con la improvisación

Una de las áreas más importante dentro de una empresa, dice relación con la Dirección Comercial. En la cual, se realizan temas como la selección de clientes y del mercado al cual va dirigida la organización. Además, de las estrategias de oferta que se presentarán, los técnicas de acción comercial para posicionar la oferta. Es decir, es el área en la cual se desarrollan los planes comerciales y su ejecución, abarcando el marketing del negocio y lo que envuelve una buena comunicación dentro de la empresa.

Dirección ComercialPor lo tanto, un buen líder dentro de esta dirección no puede cometer errores. Sin embargo, ocurren y es el Director Comercial, quien debe estar atento a las señales, pendiente de lo que ocurre en las áreas a su cargo y llevar un plan estratégico que deje de lado la improvisación. Conservar una estructura es difícil, pero con la correcta aplicación de los conocimientos y preparación profesional, el desarrollo de los objetivos puede llegar a buen puerto.

En la actualidad un vendedor o Director Comercial en Colombia, trabaja como un asesor de sus clientes, contribuyendo con su conocimiento, dedicación y, por sobre todo, una gran cultura de servicio, con gran calidad humana y como se mencionó, basado en ciertas técnicas. Y para lograrlo, es que debe evitar errores en su función relacionada con las pautas de recursos humanos y la motivación, debe tener en cuenta:

  • Contar con procesos de selección de personal definidos.
  • Capacitar a sus funcionarios para futuras vacantes dentro de la empresa.
  • Fomentar el crecimiento personal dentro del negocio.
  • Fidelizar a los vendedores.
  • Liderar humanamente.
  • Objetivos de venta realistas, transparentes y coherentes.
  • Conservar una política de comunicación interna y externa.
  • Diseño de los planes de comerciales basados siempre en atraer, vender, satisfacer y fidelizar.
  • Reducir costos y aumentar la producción.
  • Dejar feliz al cliente.
Anuncios

La PNL en las ventas

La programación neurolingüística, descubierta y desarrollada en la década de los 70, ha tenido un impacto profundo en varias áreas de la vida de las personas. Una de ellas es el área de las ventas, una instancia fundamental para cualquier empresa, que busca el crecimiento y la expansión.

Por lo menos, existen tres tipos de clientes que hay que reconocer. Están los visuales, los auditivos y los kinestésicos. Es importante saber diferenciar a uno de otro, para poder llevar a cabo el trato con el cliente de la mejor manera posible y así comenzar a hablarle en su canal. Por ejemplo, empecemos con los visuales. A ellos les gusta mostrar cosas, son formales y visten bien por regla general. Su lugar de trabajo regularmente está ordenado y limpio. Para hablar con ellos, se necesita mostrarles cosas, ya sean gráficas, colores, etc. Son muy sensibles a la vista.

Los auditivos en tanto, ocupan mucho más los sonidos para diferenciarse. Por ejemplo es común escucharle frases como “esto me hace ruido”. Para ellos es esencial hablarles correctamente, ojalá modulando lo mejor que se pueda, ya que eso es fundamental para persuadirlos. En su lugar de trabajo, por lo general tiene música de fondo.

Mientras que los kinestésicos, sensitivos o sensoriales son muy emotivos. De esta forma, si hay un accidente, un visual procederá a describir cómo fue, mientras que el auditivo dirá lo que oyó, en tanto que los kinestésicos quizás no pueda hablar, pues estará muy afectado con el acontecimiento. Son personas de mucho contacto, cálidos, que le gusta tocar a la gente; es alguien que antepone la comodidad por sobre la apariencia.