Seguros de tarjetas de crédito, lo que debes saber

seguros_tarjetasLas tarjetas de crédito son un factor común hoy en día en quienes poseen cuentas corriente u otro tipo de cuenta en bancos. La magia de estos productos financieros es que nos permiten tener lo que deseamos, en el momento, aunque no dispongamos del total de su valor.

Pero aunque tienen muchas ventajas, lo cierto es que, a veces sin saberlo, hay seguros asociados a dichas tarjetas de crédito que el cliente desconoce y que significan un aumento en el total a pagar cada mes

Las entidades bancarias, al ofrecer una tarjeta de crédito generalmente suelen ofrecer una serie de seguros asociados a dicha tarjeta de crédito. Como cliente lo primero que debe saber es que TODOS los seguros de tarjetas son opcionales, es decir que usted está en pleno derecho de rechazarlos y optar por no cancelar dichas primas.

Otra opción es que la entidad financiera le ofrece el seguro en forma gratuita, sólo que muchas veces “olvidan” mencionar que esa gratuidad es por una cantidad determinada de meses (3, 6 y hasta 12) pero luego usted debe empezar a pagar el seguro y las posibilidades de dejarlo en ese momento serán muy pocas y complicadas.

Por eso hay que tener mucho cuidado con las “ofertas” imperdibles que los bancos y entidades financieras nos ofrecen con tal de aceptar sus seguros.

¿Cuáles son estos y para qué sirven?

Por otra parte, no se confíe en la sonrisa y las maravillas que se le dicen de su tarjeta de crédito, no firme el contrato sin dejar claras las condiciones de éste ya que hay seguros que vienen, según las financieras, “por añadidura” al producto cuenta de ahorro o cuenta corriente. Pero lo cierto es que a usted ninguna ley le obliga a tomar un seguro.

Lo recomendable es que analice la propuesta y decida si el seguro de tarjetas que le ofrecen es o no necesario, o útil, para usted.Esto es importante ya que si le interesa lo puede tomar, pero en caso de ofrecerle un seguro de cesantía, por ejemplo, siendo usted trabajador independiente, eso sería algo con cero sentido común.

Entre las opciones que le pueden ofrecer se encuentran: Seguro de protección de documentos, seguros de vida, seguros de accidentes de viaje, seguro de viaje, seguro de compras con tarjeta de crédito, seguro anti-fraude, etc. 

A simple vista estos seguros incluso resultan atractivos, pero antes de aceptarlos lea con atención las condiciones bajo las cuales se cancela la indemnización y el plazo de cobertura de dicha póliza. Además, debe tener clara cuál será la prima mensual del seguro y qué ocurre si usted termina de pagar el crédito al banco y nunca utilizó el seguro.

La cruda realidad es que todas las cuotas pagadas no tienen reembolso y una vez que se termina de pagar el crédito, se termina también la cobertura del seguro, sin devolver al cliente lo que ha cancelado. Esto puede parecer un robo, sin embargo es algo que muchas veces está estipulado en el contrato y las personas lo pasan por alto al momento de firmar por no darse el tiempo de leer la letra pequeña.